viernes, 9 de junio de 2017

Los estudiantes: en el limbo /Columna de ADN


Por Anuar Saad


Casi un mes después que los maestros de los colegios estatales decidieran irse a la huelga para reclamar lo que ellos consideran sus derechos para obtener reivindicaciones salariales que dignifiquen el oficio, no se percibe ninguna solución a corto plazo.

Y mientras la Ministra le da largo al asunto desconociendo que, en efecto, el oficio de maestro históricamente ha sido desdeñado por el Gobierno y está en lo último de la escala salarial del Estado, los estudiantes quedan atrapados en un conflicto de intereses agravando así  el precario sistema educativo del país.

No nos digamos mentiras. Los colegios públicos –por hablar solo del caso de Barranquilla—dan lástima: salones semidestruidos, pupitres que se caen en pedazos, abanicos que chirrían al movimiento de sus aspas, cursos enormes en cantidad de estudiantes lo que desafía a la didáctica y una logística digna de pueblo pobre. Mientras tanto, las autoridades se jactan de que hay más escuelas pero no describen en qué estado se ponen al servicio.

Y mientras el Gobierno se niega a compensar el disminuido rango salarial de los maestros bajo la excusa de que no hay de dónde sacar ese presupuesto, los dirigentes de Fecode solo piensan (a pesar de que sus argumentos pueden ser razonables) en el bienestar de su gremio pero les importa un pepino los estudiantes. Porque si les importara, buscarían mecanismos distintos a la huelga para negociar sus pretensiones. Ellos, a la larga, seguirán devengando sin trabajar mientras que los miles de alumnos, en sus casas, correrán el riesgo hasta de perder el año escolar. Pero a estos directivos sindicales eso les importa poco: sus hijos están, seguro, en los mejores colegios privados del país.


Docentes y Gobierno deben ponerse la mano en el corazón y, así sea por un momento, dejar de lado sus intereses particulares y pensar en el futuro de Colombia. Ese futuro que está representado, precisamente, por nuestros jóvenes estudiantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario